La sostenibilidad en las empresas es rentable

Los Objetivos para el Desarrollo Sostenible (ODS) impulsados por las Naciones Unidas y recogidos en la Agenda 2030 están abriendo nuevas oportunidades de negocio. Hacer un mundo mejor es también tarea de las empresas, y comprometerse es rentable: incluso los inversores están viendo que apostar por negocios que trabajan estos criterios extra financieros les da rentabilidad, así que están en búsqueda de empresas sostenibles.

¿Qué es una estrategia de sostenibilidad para la empresa?

Ser una empresa sostenible es mucho más que preocuparse por el medio ambiente. Una estrategia de sostenibilidad debe tener en cuenta también aspectos sociales y económicos. Sin una de estas tres ‘patas’, tu negocio no será sostenible.

Fuente: Triquels

Por ello, cualquier estrategia de sostenibilidad empresarial implica planificar acciones con la finalidad de aportar valor social, ambiental y económico. Después el reto es llevar el discurso a la acción, empezar a trabajar todas esas acciones a lo largo del tiempo para asegurar su continuidad y coherencia con el negocio.

Cómo desarrollar una cultura de la sostenibilidad en tu negocio

La empresa tiene que ser sostenible, no solo parecerlo. ¿Qué hace tu negocio en su día a día para acercarse a los Objetivos de Desarrollo Sostenible?

Para aprovechar la sostenibilidad como ventaja competitiva, tu negocio tiene que comprometerse a la hora de promover relaciones sociales sanas y contribuir a preservar los recursos naturales. Esto se empieza trabajando la cultura empresarial: tus empleados tienen que interiorizar los valores sociales, económicos y ambientales de la sostenibilidad.

Es difícil luchar contra la cultura del usar y tirar, de la inmediatez y de la despreocupación por el día de mañana. Pero veamos algunos aspectos para conseguirlo:

Economizar recursos energéticos para mejorar la productividad

Es importante evitar cualquier desperdicio de energía en el lugar de trabajo, analizando las infraestructuras y buscando la forma de optimizarlas a la vez que apostar por energías renovables. En este caso, los beneficios económicos para la empresa son claros, ya que economizar recursos supone reducir costes.

Aprovechar los recursos locales y gestionar los transportes 

Utilizar las posibilidades que ofrece el territorio en el que se encuentra la empresa te permitirá ahorrar en algunos casos, tener la posibilidad de conocer de primera mano a los proveedores y detectar oportunidades de colaboración a tu alcance. Esto te permitirá generar menos daño ambiental al reducir las necesidades de movilidad. 

También puedes gestionar de manera sostenible los transportes: promueve acciones para evitar el uso de vehículos muy contaminantes con alternativas como compartir coche entre empleados que estén en una misma ruta, fomenta el uso de la bicicleta o del transporte público.  

Implementar los principios de la economía circular

Reducir y reutilizar materiales y gestionar el reciclaje de los residuos es fundamental: tu negocio no puede ser una máquina de producir desechos. De la misma manera que se han prohibido las bolsas de plástico y desde las instituciones se promueve el uso de bolsas compostables e hidrosolubles, también se tiene que pensar en conseguir implementar los principios de la economía circular en la gestión de los envases, la maquinaria tecnológica, etc.

Sostenibilidad y oportunidades de negocio para pymes

Según la Guía para pymes ante los ODS elaborada por la Red Española del Pacto Mundial, en colaboración con el Consejo General de Economistas de España y la Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa:

  • Un 78 % de las pymes no conoce los ODS.
  • Emprender el camino de los ODS generará una economía cercana a los 11.000 millones de euros a nivel mundial de aquí a 2030.
  • El 66 % de las empresas del IBEX 35, que son potenciales clientes de las pymes, evalúan ya a sus proveedores bajo criterios sociales y un 71 % también lo hace bajo criterios ambientales.
  • El 64 % de los consumidores españoles tienen en cuenta la sostenibilidad en sus compras.
  • Las pymes pueden adaptarse más fácilmente y de forma más ágil a las circunstancias y nuevas demandas: esto tiene que ser una palanca de innovación y apoyo a la sostenibilidad.
  • Aplicar estrategias sostenibles supone una reducción de costes y de la factura fiscal, así como una mejora de la reputación, de la competitividad, del acceso a nuevos mercados o a una mejor financiación.
  • En algunas licitaciones de concursos públicos ya se está solicitando incluir una memoria de sostenibilidad o un plan estratégico de responsabilidad social corporativa. Si no tienes desarrollada tu estrategia, pierdes oportunidades de negocio.

Hacer crecer la empresa a través de la sostenibilidad

¿Y cómo puede una pyme generar nuevas oportunidades de negocio a través de la sostenibilidad? Veámoslo:

Mayor prestigio

Ser sostenible le dará prestigio a tu empresa y esto, a su vez, se traducirá en reconocimiento. La gente te conocerá más y tendrás la oportunidad de llegar a nuevos clientes y colaboradores

Incremento de la productividad

Si tu organización se implica realmente en conseguir objetivos sostenibles esto repercutirá directamente en la implicación de los trabajadores en el proyect. Estarán más motivados y serán más productivos

Atraer capital y financiación

Cada vez hay más inversores con apetito por las empresas sostenibles. Los bancos, al mismo tiempo, también disponen de líneas de crédito 'verdes' y para proyectos de sostenibilidad. 

Contratación pública

Si eres una empresa con intereses en la licitación pública debes saber que la Administración otorga puntos extras a aquellas empresas que son sostenibles.