Tipos de bolsas de plástico que usamos y sus efectos en el medioambiente

Desde los años 70, las bolsas de plástico forman parte de nuestro día a día. A día de hoy existen diferentes tipos de bolsas de plástico según su composición, usos o incluso espesor. Las más usadas están hechas a partir de polímeros de plástico o polietilenos no biodegradables. Dado su efecto negativo en el medio ambiente, todos tenemos la responsabilidad de buscar alternativas sostenibles.

Veamos cuáles son los tipos de bolsas de plástico más comunes:

Bolsas de plástico muy ligeras: prohibidas desde principios de 2021

  • Las encontramos en las secciones de frescos de los supermercados, para contener la fruta, la verdura, el pescado, la carne, o la venta al granel
  • Grosor: Menos de 15 micras
  • Son gratuitas por razones de higiene o porque son el envase primario de productos a granel para prevenir el desperdicio de estos alimentos, pero se empiezan a prohibir en 2021. Las únicas bolsas de plástico muy ligeras permitidas son las compostables
  • Impacto en el medio ambiente: son de un solo uso, así que dañan el medio ambiente.

Bolsas de plástico ligeras: las que nos hacen pagar

  • Son las típicas de la compra que están en supermercados, farmacias, ferreterías, panaderías, etc., para transportar la compra
  • Grosor: entre 15 y 50 micras
  • Aunque no siempre se cumple la normativa, desde julio del 2018, por ley, es obligatorio su cobro en cualquier establecimiento.
  • Impacto en el medio ambiente: también son de un solo uso, así que dañan el medio ambiente y por eso se quiere prohibir su uso/venta también durante 2021. Solo se podrán utilizar bolsas de plástico ligeras compostables.

Bolsas de plástico gruesas

  • Las encontramos en tiendas de ropa, hipermercados, y otros establecimientos
  • Grosor: más de 50 micras
  • No se cobran, porque están contempladas en el Real Decreto. Desde 2020 deben tener al menos un 50 % de plástico reciclado en su composición
  • Impacto en el medio ambiente: siguen siendo bolsas pensadas para un solo uso y dañan el medio ambiente. Por algún motivo, el Real Decreto sobre reducción del consumo de bolsas de plástico no consideró necesario prohibirlas.

Bolsas de plástico oxodegradables o fragmentables 

El Real Decreto las prohíbe desde 2020. Este tipo de bolsas son muy difíciles de identificar, ya que pueden ser ligeras o gruesas y no llevan un sello distintivo. 

¿Por qué se considera un tipo de bolsa de plástico diferente? Porque llevan incorporados aditivos oxidantes, los cuales actúan como catalizadores y aceleran su fragmentación cuando la bolsa está en el vertedero o en el medio ambiente. Pueden parecer menos contaminantes, pero no es así: las bolsas de plástico oxodegradables se fragmentan en microplásticos de forma muy fácil. Es por ello que se prohibieron: estas partículas las encontramos por desgracia en peces del ecosistema marino y de agua dulce.

Bolsas de plástico biodegradables

Sí, es posible fabricar bolsas de plástico 100 % biodegradables, con materiales vegetales, que se descomponen en nutrientes y biomasas de forma orgánica al entrar en contacto con el agua, el aire o la luz solar. Son una buena alternativa a las bolsas de plástico.

¿Qué ventajas tienen las bolsas de plástico biodegradables para el medio ambiente?

  • Las que son 100 % fabricadas con materiales vegetales no se descomponen en microplásticos
  • Pueden ser, además, compostables
  • No contaminan acuíferos ni océanos
  • La naturaleza las absorbe rápidamente.

Bolsas de plástico compostables

Son bolsas que finalizada su vida útil y en presencia de oxígenp y determinadas condiciones de temperatura y tiempo (3-6 meses), permiten obtener abono útil y de calidad. Estas bolsas llevan sellos oficiales que certifican su condición de ‘zero waste’ y no tóxicas.

Por ejemplo, las bolsas t-shirt compostables de Byepack cuentan con las siguientes certificaciones:

Bolsas hidrosolubles

Son bolsas de material 100 % orgánico que procede de recursos de naturaleza fósil y que al entrar en contacto con el agua se descomponen/desintegran de manera natural, tras unos minutos. Las partículas que pudieran quedar son alimento para la fauna marina.