Las principales diferencias entre materiales biodegradables y compostables

¿Sabes en qué se diferencian estos dos conceptos? Biodegradable y compostable nos hacen pensar en sostenibilidad. Pero, ¿en qué condiciones?

Las campañas europeas y españolas para erradicar el uso de bolsas de plástico de un solo uso han introducido en nuestro lenguaje los conceptos de biodegradable y compostable. Pero, ¿sabes diferenciarlos? Los dos hablan de procesos al finalizar el ciclo de vida de productos o materiales, de su descomposición, y de cómo gestionar sus residuos.

¿Qué es un material biodegradable?

Algo degradable es algo que se descompone. Algo biodegradable es algo que se deshace en contacto con el medio ambiente, por la acción biológica y metabolismo de microorganismos como hongos, bacterias, algas, animales, plantas, junto con otras condiciones ambientales, como la presencia de sol y de agua (temperatura y humedad). El producto acaba transformándose en CO2, agua, biomasa, metano, alcoholes, componentes químicos naturales e inocuos para el medio ambiente, o nutrientes sin la intervención humana. Se trata de un proceso propio de la Naturaleza en el que se convierten los residuos en nutrientes.

Podría parecer entonces que cualquier residuo que generamos puede ser biodegradable con el tiempo. Pero solo podemos considerar materiales o productos biodegradables aquellos cuyos residuos se descompongan en condiciones normales, no en años o siglos, y sin generar un gran impacto.

El problema con algunos productos etiquetados como biodegradables es que deben someterse a procesos específicos. La investigación y la tecnología está consiguiendo que productos comunes como las bolsas de plástico cambien su composición por materias de origen vegetal para que se puedan degradar bajo condiciones naturales y evitar que requieran de una gestión especial de sus residuos.

Certificaciones de biodegradabilidad

Por ejemplo, para que una bolsa sea biodegradable debe cumplir la normativa de la Unión Europea UNE-EN 13432:2001 sobre Envases y embalajes, en la que se especifican los requisitos de los envases y embalajes valorizables mediante compostaje y biodegradación. Con esta norma se garantiza que el material de confección de las bolsas biodegradables se convertirá en nutrientes o biomasas, en función de si en el proceso de descomposición interviene el oxígeno o no.

Fuente: Canembal

¿Qué es un producto compostable?

Un producto o material compostable también es biodegradable. Pero en condiciones y períodos de tiempo diferentes a los materiales biodegradables: necesitan unas condiciones específicas y controladas de oxidación, caracterizadas por la presencia de oxígeno y temperaturas elevadas. En este proceso de descomposición la intervención humana consigue que estos residuos se puedan transformar en algo nuevo, ya sea a través de maquinaria o plantas industriales o incluso haciendo compostaje en casa.

La importancia aquí radica en el tiempo: la intervención humana acorta el tiempo que tardarían en descomponerse los materiales en la Naturaleza. Además, al ser residuos que se pueden convertir en abono orgánico, mantillo o humus, son útiles en determinados sectores y/o industrias, como la agricultura.

Fuente: Soluciones Packaging

 

Compostaje doméstico

Si quieres hacer compostaje de jardín o doméstico, la temperatura del proceso no pasará de los 40 ºC, y la humedad dependerá de la estación del año y de la latitud en la que te encuentres. El compostaje industrial dura unas 12 semanas, mientras que el tiempo de compostaje en casa puede tomar varios meses.

Entonces, ¿cuáles son las principales diferencias?

  • La primera diferencia entre materiales compostables y biodegradables es que en la descomposición de materiales compostables interviene el hombre, acortando los plazos de transformación. En los materiales biodegradables el proceso es natural, y los plazos son más largos
  • Si bien todos los residuos compostables son biodegradables, no todos los productos biodegradables son compostables
    • Un producto o material biodegradable puede ser descompuesto por microorganismos, pero no significa que se obtendrá un abono de calidad
    • Aquello compostable es obligatoriamente biodegradable.

Para distinguir, por ejemplo, las bolsas biodegradables de las bolsas compostables, deberemos fijarnos en los sellos que llevan en su presentación.

¿Y qué es mejor? ¿Compostable o biodegradable?

Ambos nos llevan hacia la sostenibilidad. Si lo llevamos al terreno de los envases, aquellos compostables se procesan mejor en plantas de compostaje. Los biodegradables tienen unas condiciones genéricas que engloban condiciones ambientales habituales o comunes en casi todo el planeta.

Los productos y materiales biodegradables y/o compostables no están diseñados para que los abandonemos en la calle, en el campo, en ríos o en el mar. En estas condiciones no podemos asegurar su biodegradación. Si queremos obtener un compost de calidad, solo lo podremos hacer en condiciones controladas.

En resumen, buscar y promover el uso de productos y materiales biodegradables y compostables es la base sobre la que fomentar una economía circular y sostenible. Las dudas seguirán un tiempo, pero lo importante es saber si lo que compramos cuenta con certificaciones de biodegradabilidad y compostabilidad y cómo desechar estos productos correctamente.