¿Cuáles son los principales materiales biodegradables?

Saber más sobre materiales biodegradables nos ayudará a tratar residuos y reciclar de forma correcta

¿Conocemos los distintos orígenes de los materiales que utilizamos de manera cotidiana? ¿Sabemos exactamente lo que significa ‘biodegradable’? Cada vez hay más materiales y productos biodegradables a nuestro alcance: saber qué son, cuáles son y para qué sirven nos servirá para entender también cuál es su ciclo vital y cómo al usarlos contribuimos a la protección del medio ambiente.

¿Qué es un material biodegradable?

Se trata de materiales, productos u objetos que en su mayor parte tienen un origen natural o están fabricados a base de productos orgánicos, que no tienen ingredientes sintéticos. 

Pero no solo eso: se tienen que poder descomponer en los elementos químicos que los conforman a causa de la acción de agentes biológicos y determinadas condiciones ambientales naturales. Por tanto, no necesitan de un proceso humano para degradarse o reciclarse: la lluvia o la humedad, el sol, el viento, los insectos, los hongos, las bacterias u otros microorganismos pueden descomponerlos de forma natural y ecológica.

Al descomponerse, los materiales biodegradables devuelven a la naturaleza materiales y energía, que sirven a su vez para generar más energía y materiales orgánicos. Se convierten en residuos que pueden servir de abono para que crezca nueva vegetación, o de alimento para insectos u otros animales.

Proceso de biodegradabilidad

Al hablar de biodegradabilidad nos referimos a la capacidad de descomposición en la naturaleza por el efecto, por ejemplo, del sol, la humedad, las bacterias y los hongos, en un período de tiempo determinado. El fenómeno de la biodegradación forma parte del ciclo natural de la vida en la tierra, basado en carbono.

Los materiales irán cambiando a nivel de estructura física y química, hasta que llegue un momento en el que solo quedarán los elementos que los componen (por ejemplo, carbono o hidrógeno), los cuales regresarán al medio ambiente. Se trata, por tanto, de un proceso natural en el que, en un momento u otro, todos los elementos que conforman el material o el producto se reincorporarán al medio ambiente.

Los materiales biodegradables son aquellos que tienen una capacidad de biodegradabilidad alta en un plazo relativamente corto. El tiempo de biodegradación depende de:

  • La cantidad de oxígeno
  • El grado de humedad
  • La temperatura.

La biodegradabilidad se puede llevar a cabo en diversos ambientes, en función de dónde finalice la vida útil del producto. La mejor opción es el compostaje, porque da un nuevo valor a los residuos: se obtiene un compost que se puede utilizar en la agricultura, en lugar de simplemente eliminar estos residuos

¿Sabes cuánto tardan en descomponerse los siguientes materiales?

Cualquier material puede descomponerse si se deja pasar el suficiente tiempo. Pero, ¿cuánto es suficiente? Pon a prueba tu conocimiento con este test. Encontrarás los resultados al final del artículo

Bolsas de plástico: a) Entre 10 y 50 años b) Entre 500 y 1000 años c) Entre 100 y 200 años

Latas de conservas: a) Menos de 100 años b) Más de 450 años c) Entre 10 y 60 años

Pañales desechables: a) Entre 5 y 120 años b) Nunca c) Tardan un 20 % menos si están usados

Botellas de vidrio: a) Menos de 1 año b) Más de 4.000 años c) Entre 200 y 300 años

Bricks: a) 3 meses b) 15 años c) 5 años

Diferencias entre biodegradable, degradable y compostable

Tabla comparativa degradable y compostable


Ventajas e inconvenientes de los materiales biodegradables

Ventajas

Desventajas

No producen residuos: los microorganismos los consumen sin dificultad.

Reducen las emisiones de carbono: no contaminan, al no desprender elementos químicos ni gases a la atmósfera.

Desaparecen o son reciclados: no generan basura, provocando un menor impacto en el paisaje y en los ecosistemas.

Dan valor al reciclaje de nuestros desechos.

Son fáciles de fabricar y manipular: se puede fabricar casi de todo con materiales biodegradables.

No contienen toxinas: en su fabricación no necesitan procesados en los que intervengan sustancias químicas. Por tanto, pueden ser más beneficiosos para nuestra salud

Más fáciles de reciclar porque son reutilizables, pero hay que saber cómo tratarlos.

Nos hacen más solidarios: con su uso cuidamos de la naturaleza y contribuimos al desarrollo sostenible del planeta para las próximas generaciones

Pueden no acabar en los sistemas adecuados de compostaje.

Pocos materiales biodegradables son derivados de residuos agrícolas, lo que podría impactar negativamente en la disponibilidad de los ingredientes/alimentos de los que se elaboran.

El reciclaje es complicado: se emplea mucha energía (sucede lo mismo con materiales no biodegradables)

No se utilizan mucho: todavía no están demasiado extendidos, al tratarse de una industria joven. Eso también repercute en precios más elevados. 

No hay demasiados centros de reciclaje especializados en materiales biodegradables, ni industrias específicas que permitan la transformación y el aprovechamiento del abono resultante de su descomposición. Esto debe verse como una oportunidad para que pasen de ser una apuesta de futuro a una realidad

Pueden contaminar si no se tratan correctamente

Existe desinformación respecto a su funcionamiento: no se han difundido sus beneficios, aprovechamiento, reutilización y accesibilidad entre la población

¿Cuáles son los principales materiales biodegradables?

  • Plásticos a partir de almidón
  • Plásticos a partir de centeno
  • Plástico sintéticos biodegradables
  • Plásticos naturales biodegradables: todos aquellos producidos a partir de recursos naturales, y renovables
  • Papel
  • Telas y tejidos naturales: algodón, lana, seda, lino, yute
  • Restos/desperdicios de alimentos, que se pueden utilizar como fertilizantes para mezclar con el suelo
  • Madera
  • Paja 
  • Cartón
  • Semillas
  • Papel
  • Restos de plantas
  • Etc.

 

    ¿Cómo podemos saber si estamos usando productos plásticos biodegradables?

    Cada vez existen más artículos ecológicos en el mercado: detergentes y jabones, pañales, bolsas, vajilla de cocina, bandejas y cajas para alimentos aptas para el envasado de productos alimentarios, productos cosméticos, etc. 

    Para saber si son biodegradables, tenemos que revisar la etiqueta: asegurémonos que en su composición solo haya materiales biodegradables y que no contengan ingredientes o componentes artificiales

    La biodegradabilidad se debe medir de forma cuantitativa por normas internacionales y especificaciones estándar. Existen diferentes organismos que elaboran estas normas de biodegradabilidad (ISO, CEN, ASTM, DIN, etc.), y que tienen en cuenta diferentes criterios de clasificación (por ejemplo, el medio en el que se produce la biodegradación, la presencia o no de oxígeno en el medio, la variable de medida elegida, etc.). 

     Así, las normas sobre materiales biodegradables se redactan a través de ensayos en los que se valoran aspectos como:

    • El análisis del material
    • Su biodegradabilidad
    • Su desintegración
    • La calidad del compost que genera
    • Etc. 

    Fomenta el uso de materiales biodegradables en tu negocio: reinventa tu packaging 

    Todos los sectores se están sumando al uso de innovadores materiales y productos eco-sostenibles y biodegradables: agricultura, bienes de consumo, automoción, etc.

    La acumulación de materiales que se da a diario se puede reducir en gran medida al utilizar envoltorios, bolsas y envases que no tenga que permanecer durante años en la naturaleza hasta que esta sea capaz de hacerlos desaparecer de forma orgánica. La lista de productos fabricados con materiales biodegradables cada vez es más larga y se pueden adquirir fácilmente, incluso online.

    El esfuerzo hoy en día está puesto en desarrollar materiales biodegradables para reemplazar a los que no lo son. Desde tu negocio puedes ayudar a tus clientes a contribuir en la protección del medio ambiente en sus elecciones cotidianas. Cada vez son más los negocios que entregan a sus clientes los productos o alimentos envueltos en materiales o plásticos biodegradables: con elecciones de este tipo en el packaging, están convirtiendo los posibles inconvenientes del uso de materiales biodegradables en oportunidades de sostenibilidad y de negocio responsable.

    Resultados del test

    Bolsas de plástico: c) Entre 100 y 200 años

    Latas de aluminio: b) Más de 450 años 

    Pañales desechables: a) Entre 5 y 120 años 

    Botellas de vidrio: b) Más de 4.000 años

    Bricks: c) 5 años

    ¿Cuántas respuestas acertaste?