Los beneficios de utilizar bolsas compostables

 

Las bolsas y envases compostables surgen como una alternativa sostenible a los productos de plástico tradicionales con el objetivo frenar el impacto negativo que estos tienen sobre el  medioambiente.  

El incremento de la concienciación social y la nueva legislación sobre la restricción del uso  de plásticos han hecho que el packaging compostable sea una tendencia obligada para cualquier empresa. En este post te contamos todo lo que debes saber sobre el  tema si no quieres quedarte atrás:  

Fin de una era: adiós al plástico 

Todo empezó a mediados de los años 60 cuando las primeras bolsas de plástico salieron al mercado. Hacia finales de los 80 ya habían remplazado a las bolsas de papel en todo  el mundo. Las empresas que las producían las vendían como un  producto superior a las de tela o de papel, aunque por aquel entonces se ignoraba en gran medida el grave problema que suponían para el futuro del planeta.  

Desde entonces el uso de los envases de plástico de un solo uso no paró de crecer. En  2011 se llegó a alcanzar el uso de un millón de bolsas de plástico por minuto. El  resultado: cada año se vierten más de 8 millones de toneladas de plástico en nuestros  océanos. Una evidencia de ello es la gran mancha de basura del pacífico, una gran  acumulación de desechos plásticos que amenazan la vida marina.  

El hecho es que hemos alcanzado una situación insostenible que pone en peligro la  conservación de nuestro planeta y que compromete a las generaciones futuras. Esta  problemática ha provocado que se empiece a invertir el proceso y que volvamos a usar  envases más ecológicos. Poco a poco las bolsas de plástico empiezan a ser  reemplazadas por otro tipo de packagings ecológicos como las bolsas compostables. 


Razones por las que usar bolsas compostables en tu empresa  

¿Todavía no lo ves claro? ¿No entiendes de qué va esto de la cultura del plastic free? A  continuación te damos algunas razones por las que deberías ofrecer tus productos en  embalajes compostables: 

Lo dice la ley

El día 1 de enero de 2021 entró en vigor la última medida del decreto para la  reducción del uso de bolsas de plástico en España. Ahora las únicas bolsas que se  pueden comercializar son las bolsas compostables. 

Seguridad para tus clientes

Los envases compostables, a diferencia de los de  plástico, están hechos por materiales ecológicos y no contienen elementos tóxicos. Especialmente si tienes un negocio en el sector de la restauración estos serán los  contenedores más seguros y saludables que puedas ofrecer a tus clientes. 

Menos huella ecológica

Al ser compostables no generan residuos que dañen el  medioambiente ni pongan en peligro el futuro de la Tierra. Además estos packagings  están hechos de fuentes renovables y no dependen de la producción del petróleo  como lo hace el plástico.  

Mejoran la reputación de tu negocio

Actualmente la responsabilidad social  corporativa es un deber de cualquier empresa. Usando bolsas compostables  demostrarás a los consumidores tu preocupación por el consumo responsable y el  interés por el medio ambiente. 

Mejoran la presentación y la imagen de tu marca:

No es lo mismo recibir un  producto con una bolsa de plástico blanca que con un packaging de materiales  ecológicos personalizada con el logo de tu marca. El consumidor de hoy en día es  exigente y valora el diseño incluso en los embalajes de los productos. Los embalajes  ecológicos son atractivos y modernos.  

Te ahorran tiempo en el día a día de tu empresa:

Los envases compostables dan la  facilidad de no tener que separar los residuos. De esta manera agilizarás los procesos  de limpieza ya que tanto los restos de comida como los embalajes podrán  depositarse en el mismo contenedor. 

Bolsas compostables vs bolsas de plástico  

Las bolsas compostables están fabricadas con un porcentaje de materiales vegetales que  se disuelven orgánicamente en unos meses y se convierten en abono. El bioplástico se  deriva de productos vegetales como por ejemplo la fécula de patata o el almidón de  maíz.  

Las bolsas tradicionales de plástico pueden tardar hasta 1.000 años en descomponerse y,  cuando lo hacen, liberan sustancias tóxicas en el aire y la tierra. En cambio, las  bolsas realizadas a partir de bioplásticos se biodegradan en condiciones de  compostabilidad y en un tiempo aproximado de 9 meses (a temperaturas entre 60 a 70  grados centígrados y humedad relativa del aire entre 40-60 %).

En condiciones normales  tiene la capacidad de descomponerse en un año y medio. En definitiva, estos materiales  ecológicos como residuos tienen una vida más corta en el medioambiente.  

Una fabricación más sostenible

Por otro lado, el proceso de fabricación de las bolsas biodegradables y compostables normalmente es  mucho más sostenible que las de plástico, ya que las empresas que las producen no suelen recurrir a energías no  renovables ni contaminantes. 

No sucede lo mismo con la fabricación de los envases de plástico: un 4% del petróleo  que se extrae en el mundo se usa para hacer plástico y otro 4% se usa como energía para  los procesos industriales de producción de plástico. Esto aumenta todavía más su huella  ecológica.  

¿Biodegradable o compostable?  

Es importante tener claro que una bolsa biodegradable y una compostable no son lo  mismo. No lo son porque existe una diferencia entre el tiempo y las condiciones de  degradación.  

Un producto biodegradable puede ser descompuesto por microorganismos, pero esto  no significa que se pueda obtener un abono de buena calidad, es decir compostable.  Así pues, que un plástico sea biodegradable no quiere decir que también sea compostable,  es decir, que sirva para hacer compost o abono orgánico.   

Materiales Compostables  

Compostable significa que puede ser degradado por la acción de organismos  (biológicamente) produciendo dióxido de carbono, agua, compuestos inorgánicos y  biomasa en un periodo de tiempo controlado. En la naturaleza, esto ocurre de forma  natural constantemente y es esencial para el correcto mantenimiento del ecosistema. 

El compostaje se realiza normalmente como un proceso de aceleración controlada de  la descomposición de restos orgánicos y el producto que se obtiene se conoce  como composta o abono.  

El tiempo que un material tarda en ser compostado depende, entre otros factores, de los  organismos descomponedores que participan en el proceso, la temperatura y la  humedad. Por eso, por un lado nos encontramos con materiales que pueden ser  compostados de forma doméstica e industrial y otros que sólo pueden ser compostados  de forma industrial.

Es decir, en plantas donde la temperatura es mayor y más estable y  la humedad está más controlada, creando entornos más favorables al proceso.  

¿Cómo saber si un envase es compostable?  

Para asegurarte de que un envase o bolsa es compostable debes buscar los sellos identificativos oficiales. Encontramos sellos de tos tipos en función deproceso de  compostaje: 

  1. Los productos que solo cuentan con la certificación de OK compost INDUSTRIAL son  aquellos que compostan solo en instalaciones de compostaje industrial (a temperaturas  entre 55 y 60° C), por lo que los productos que solo tienen la certificación de OK compost INDUSTRIAL no deben usarse para el compost en casa. 

     
  2. Por el contrario, OK compost HOME se refiere a los productos que también  compostan a temperaturas más bajas, para que puedan ir al montón de compost de los  hogares de los consumidores.  

Ahora ya conoces todo lo que debes saber sobre los envases ecológicos. ¿Necesitas más razones para pasar tu negocio al plastic free?